Read more articles by Betsy Gardner

By Betsy Gardner • June 10, 2020

Alvaro Garcia Resta at work
Secretario de Desarrollo Urbano ÁLVARO GARCÍA RESTA

Hace seis años, el arquitecto Álvaro García Resta se desempeñó como coordinador de Proyectos de Innovación Urbana para el Ministerio de Desarrollo Económico de Buenos Aires, Argentina. En una reunión entre vecinos de la comunidad y Guillermo Dietrich, entonces subsecretario de Transporte bajo la administración del entonces presidente Mauricio Macri, una de las mujeres que asistieron comenzó a insistir en que necesitaba semáforos en la esquina de su casa. Al finalizar la reunión, Dietrich le pidió a García Resta que visitara la esquina y viera si podían instalarse semáforos. Al llegar a esa intersección, algo hizo clic en García Resta; de inmediato comprendió que mientras ella necesitaba semáforos, lo más importante para la mujer era sentirse segura al cruzar la calle. "En ese momento, pude ver una diferencia significativa entre lo que la gente pide y sus deseos reales", dijo.

Actualmente, Secretario de Desarrollo Urbano de la ciudad de Buenos Aires, García Resta ha dedicado los últimos años fusionando los principios de la antropología con la disciplina de la arquitectura. Arquitecto de profesión, García Resta comenzó a pensar en cómo las formas y estructuras físicas afectaron la vida de las personas y viceversa en 2015, poco después de la situación del semáforo. Antropológicamente, comenzó a deconstruir las representaciones culturales de los hogares, tratando de comprender cómo las personas experimentan la vida de manera diferente en espacios similares. Esto lo condujo a preguntar cómo podrían diseñarse los espacios públicos para alojar a diferentes residentes y sus necesidades; en última instancia, sabía que esto tendría que hacerse involucrando a las personas en el proceso de desarrollo urbano. "El comportamiento humano es para la arquitectura lo que la dinámica social es para el diseño urbano", dijo.

Para García Resta, el planeamiento urbano representa los lineamientos acerca de "cómo podemos establecer las condiciones para el futuro en este importante punto de la historia, de la tecnología y de las ciudades inteligentes". El objetivo final de su equipo de Antropología Urbana es mejorar la vida de los porteños (residentes de Buenos Aires), que incluye, pero no se limita, a la arquitectura. "Cuando implementamos acciones con la comunidad y les pregunto qué tipo de problemas tienen, nunca dicen IoT [Internet de las Cosas]", dijo García Resta. "Internet de las cosas es una herramienta, pero los problemas reales son problemas simples, como dónde puedo correr, dónde puedo encontrarme con alguien, dónde puedo estar seguro en el espacio público, dónde puedo pasear con mi perro".

 

García Resta necesitaba un modo de preguntarle a los vecinos qué les faltaba en tal o cual lugar y cómo utilizaban los espacios: quería abordar esos problemas humanos y encontrar una forma en que la arquitectura pudiera cubrir estas necesidades. Como asesor gubernamental, García Resta se acercó al actual Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta para ver si compartía este mismo punto de vista. Claramente así fue, y García Resta se convirtió en Subsecretario de Proyectos en el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, rol que ocupó desde 2016 hasta finales de 2019. En esta posición, estableció el objetivo de crear una política pública a partir de este enfoque, razón por la cual nació la Dirección General de Antropología Urbana para poder hacer esas preguntas, documentar el proceso de participación y trazar soluciones con la comunidad. Para García Resta, era importante crear una relación sostenible: "siempre hablamos de tener un compromiso mutuo" con la comunidad.

 

Por supuesto, si bien la actual pandemia ha hecho que el trabajo del equipo sea aún más crucial, también se ha vuelto más difícil. Anteriormente, el equipo de Antropología urbana recibía a los vecinos en reuniones presenciales de planificación. Gracias a las redes sociales, las redes del gobierno de Buenos Aires y la publicidad en la ciudad, generalmente se reunían 200 personas en estas reuniones de participación comunitaria. El equipo también asistió a otras reuniones organizadas por la comunidad o el gobierno, incluidas las que el mismo Jefe de Gobierno, Larreta, organizó. García Resta prestó mucha atención a los asistentes a estas reuniones para asegurarse de que fueran representativos de las diversas comunidades de Buenos Aires.

 

Pero hacia el 20 de marzo, Argentina entró en la fase de aislamiento social preventivo y obligatorio. El equipo de Antropología Urbana giró rápidamente hacia una participación comunitaria físicamente distante, solicitando cuestionarios por teléfono y en línea para comprender los impactos de COVID-19 y la cuarentena en todo el país sobre los hábitos, los sentimientos y las relaciones sociales de los porteños. Este ambicioso estudio indagó acerca de todo, desde incidentes de violencia de género hasta sentimientos de soledad, acceso a Internet y preocupaciones sobre la disminución salarial post cuarentena.

También verificaron la capacidad de los hogares para pagar los gastos básicos del hogar y crearon análisis visuales que analizan factores como qué tan lejos están las personas de los servicios esenciales, incluidos los postres en las comidas y cuán lejos están los adultos mayores de las farmacias. Los primeros resultados, publicados el 2 de abril, fueron una recopilación de datos de 10.259 hogares en la ciudad de Buenos Aires. 

 

La mayoría de los encuestados se identificaron como mujeres y la edad promedio era de poco más de 45 años. El equipo de Antropología Urbana comprobó que los barrios más ricos tenían tasas de respuesta más altas, probablemente debido a factores como el acceso a Internet, direcciones estables de correo y más tiempo disponible para participar en las encuestas. Si bien los datos no son totalmente representativos de toda la población de la ciudad, los resultados siguen siendo valiosos para el equipo y los otros departamentos gubernamentales con los que trabajan.

 

Por ejemplo, una de las preguntas realizadas abordaba el tema de qué acciones actuales incorporarán en el futuro, incluso cuando termine el aislamiento social preventivo y obligatorio. La respuesta generalizada fue "Procesos en línea", con el 71 por ciento de los encuestados quienes dijeron que continuarán realizando procesos a través de Internet; El 64 por ciento dijo que continuaría usando aplicaciones bancarias.

gráfico: acciones para continuar despues de la cuarentena, especificamente el uso del homebanking aplicaciones

Esta tendencia hacia los servicios en línea conlleva implicancias para el gobierno, ya que probablemente habrá un mayor interés en el gobierno digital, y las diferentes áreas de gobierno pueden necesitar experimentar con nuevas aplicaciones o portales para los vecinos.

 

Otra pregunta apuntó a qué servicios presenciales se interrumpieron; el 16 por ciento de los encuestados tuvo interrupciones en su tratamiento médico, y el 9 por ciento tuvo interrupciones en el tratamiento psicológico.

Gráfica: interrupciones del tratamientos médicos y psicológicos

Aunque estas cifras se basan en todos los encuestados, no sólo en aquellos que recibieron tratamiento anteriormente, esto representaba un gran porcentaje de las personas que recibían atención médica y psicológica antes de la cuarentena. Esto podría tener consecuencias para la salud y seguridad futuras de los porteños. Es importante que el gobierno tome conocimiento de estas interrupciones para que los funcionarios puedan explorar formas de proporcionar la atención adecuada cuando sea posible, y prepararse para las repercusiones en el sistema de salud una vez que se disipe la cuarentena.

 

Otra pregunta pedía a los encuestados que pronosticaran cómo cambiarían sus futuros comportamientos cotidianos, gracias a este período de aislamiento social preventivo y obligatorio. El metro de Buenos Aires, más conocido como el Subte, tiene más de 100 años y fue el primer ferrocarril subterráneo en América Latina. Sin embargo, la encuesta de Antropología Urbana indica una disminución significativa en la cantidad de pasajeros a futuro; casi el 50 por ciento de los encuestados dijeron que evitarán el transporte público incluso después de que se levante la cuarentena. Esto se podría traducir en un problema importante para el Ministerio de Transporte, y tendrá un impacto significativo en el tráfico y los espacios urbanos de la ciudad. 

Gráfico: acciones para continuar despues de la cuarentena, especialmente  la evitación del transporte publico

Para García Resta, descubrir estos problemas y comunicarlos a las diferentes áreas de la ciudad es esencial. Su equipo está en una posición única para ser un intermediario entre los vecinos y el gobierno, especialmente debido a su atención a los sentimientos y comportamientos de las personas. García Resta está llevando a cabo mesas redondas con los jefes de varios departamentos para discutir los hallazgos y desarrollar soluciones innovadoras. El equipo de Antropología Urbana continuará realizando encuestas y compromisos físicamente distantes, incluida la investigación sobre los sentimientos de los jóvenes durante el aislamiento y los incidentes de violencia de género durante la cuarentena. 

 

Otras ciudades y arquitectos claramente pueden beneficiarse del trabajo y las teorías de antropología urbana que García Resta está empleando en Buenos Aires, tanto durante la pandemia como antes de la COVID-19. "Quiero compartir nuestro conocimiento para poder hacer una contribución para quienes se desempeñen en el ámbito de la innovación", dijo García Resta. Sería sumamente importante que otras ciudades y profesionales del diseño urbano reflejen este trabajo de antropología urbana, y sin dudas los residentes estarían agradecidos de que sus gobiernos se involucren con el lado humano del diseño de la ciudad.

 

* Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí. Traducción del inglés por Trad. Adrian Kapacevich.